Juegos para aprender inglés para adultos

Los juegos y las actividades divertidas son una parte fundamental de la enseñanza del inglés como lengua extranjera. Tanto si enseñas a adultos como a niños, los juegos animarán tu clase y harán que tus alumnos salgan del aula con ganas de más.

Los juegos pueden utilizarse para calentar la clase antes de que comience, durante la misma para dar un respiro a los alumnos cuando se aborda un tema difícil, o al final de la clase cuando quedan unos minutos para matar. Hay literalmente cientos, probablemente miles, de juegos a los que puedes jugar con tus alumnos. Los juegos de inglés como lengua extranjera se utilizan para evaluar el vocabulario, practicar la conversación, aprender los tiempos verbales… la lista es interminable.

Esta lista de diez juegos clásicos de ESL que todo profesor debería conocer le ayudará a empezar y a sentirse preparado. Tenerlos en la manga antes de entrar en el aula garantizará que tus clases se desarrollen sin problemas y, en caso de que las cosas se descontrolen, podrás recuperar la atención de la clase en un abrir y cerrar de ojos.

No hay ningún profesor de EFL que conozca que no utilice este juego en el aula. Board Race es un juego divertido que se utiliza para repasar el vocabulario, ya sean palabras de la lección que acabas de impartir o palabras de una lección que has impartido la semana pasada. También se puede utilizar al principio de la clase para que los alumnos estén activos. Es una buena forma de comprobar lo que tus alumnos ya saben sobre el tema que vas a enseñar.

Aprender una frase en inglés

Carrera de acción: Este es un juego divertido que utiliza acciones. Utiliza acciones como saltar, brincar, aplaudir, correr, etc. Haz que los alumnos se dividan en dos equipos y se sienten en filas con una silla al lado de cada equipo y una silla en el otro extremo de la sala. Un «S» de cada equipo se coloca junto a su silla y el profesor dice una acción, por ejemplo, «Salta». Los alumnos deben saltar a la silla del otro lado de la sala y volver, sentándose en su silla los alumnos dicen «Puedo saltar». El primero que lo haga gana un punto para su equipo. (Presentado por Gareth Thomas).

  Juegos de los huesos del cuerpo humano para niños

Competición de aviones: En primer lugar, haz que tus alumnos hagan algunos aviones de papel. Coloca a los alumnos en fila y deja que prueben a volar sus aviones. Para la competición, asigne puntos a diferentes objetos de la clase (por ejemplo, mesa 5 puntos, puerta 10 puntos, cubo de basura 20 puntos). Hazle una pregunta a un S y si responde correctamente podrá lanzar y tratar de golpear uno de los objetos objetivo para ganar puntos. Esto funciona bien como juego de equipo.

Pase de manzana: Haga que todos los alumnos se sienten en círculo. Utilice una manzana falsa y láncela a un S. Pero debe decir una palabra en inglés mientras se la pasa. A continuación, el S la lanza a otro S y dice una palabra en inglés diferente. Si el alumno al que se la has lanzado la deja caer, está fuera. Y el juego continúa hasta que haya un ganador. Se puede jugar con diferentes categorías, como comida, animales, etc. ¡A mis alumnos les encanta! (Enviado por Kim.S.).

Veinte preguntas

Los juegos y las actividades divertidas son una parte fundamental de la enseñanza del inglés como lengua extranjera. Tanto si enseñas a adultos como a niños, los juegos animarán tu clase y harán que tus alumnos salgan del aula con ganas de más.

  Juegos de investigacion para niños

Los juegos pueden utilizarse para calentar la clase antes de que comience, durante la misma para dar un respiro a los alumnos cuando se aborda un tema difícil, o al final de la clase cuando quedan unos minutos para matar. Hay literalmente cientos, probablemente miles, de juegos a los que puedes jugar con tus alumnos. Los juegos de inglés como lengua extranjera se utilizan para evaluar el vocabulario, practicar la conversación, aprender los tiempos verbales… la lista es interminable.

Esta lista de diez juegos clásicos de ESL que todo profesor debería conocer le ayudará a empezar y a sentirse preparado. Tenerlos en la manga antes de entrar en el aula garantizará que tus clases se desarrollen sin problemas y, en caso de que las cosas se descontrolen, podrás recuperar la atención de la clase en un abrir y cerrar de ojos.

No hay ningún profesor de EFL que conozca que no utilice este juego en el aula. Board Race es un juego divertido que se utiliza para repasar el vocabulario, ya sean palabras de la lección que acabas de impartir o palabras de una lección que has impartido la semana pasada. También se puede utilizar al principio de la clase para que los alumnos estén activos. Es una buena forma de comprobar lo que tus alumnos ya saben sobre el tema que vas a enseñar.

Pictionary

Los juegos y las actividades divertidas son una parte fundamental de la enseñanza del inglés como lengua extranjera. Tanto si enseña a adultos como a niños, los juegos animarán su clase y harán que sus alumnos salgan del aula con ganas de más.

Los juegos pueden utilizarse para calentar la clase antes de que comience, durante la misma para dar un respiro a los alumnos cuando se aborda un tema difícil, o al final de la clase cuando quedan unos minutos para matar. Hay literalmente cientos, probablemente miles, de juegos a los que puedes jugar con tus alumnos. Los juegos de inglés como lengua extranjera se utilizan para evaluar el vocabulario, practicar la conversación, aprender los tiempos verbales… la lista es interminable.

  Juegos de supermercados para niños

Esta lista de diez juegos clásicos de ESL que todo profesor debería conocer le ayudará a empezar y a sentirse preparado. Tenerlos en la manga antes de entrar en el aula garantizará que tus clases se desarrollen sin problemas y, en caso de que las cosas se descontrolen, podrás recuperar la atención de la clase en un abrir y cerrar de ojos.

No hay ningún profesor de EFL que conozca que no utilice este juego en el aula. Board Race es un juego divertido que se utiliza para repasar el vocabulario, ya sean palabras de la lección que acabas de impartir o palabras de una lección que has impartido la semana pasada. También se puede utilizar al principio de la clase para que los alumnos estén activos. Es una buena forma de comprobar lo que tus alumnos ya saben sobre el tema que vas a enseñar.