Juegos de observación en línea

Los niños pequeños necesitan estar constantemente entretenidos y comprometidos. Entre los 6 y los 14 años, sus cerebros en crecimiento trabajan a destajo para aprender nuevas emociones, recordar nuevas experiencias y construir nuevos caminos. Es el mejor momento para que aprendan todo lo que puedan.

Los juegos de memoria son una forma estupenda de potenciar distintos aspectos del desarrollo de tu hijo. Al mismo tiempo, ayudan a pasar esas largas horas de espera en el coche o fuera de algún lugar, cuando tus hijos no pueden moverse. Estos juegos no sólo ayudan a los niños a perfeccionar su memoria, sino que también les ayudan a aprender estrategias, les obligan a pensar, les enseñan a concentrarse y mejoran sus reflejos.

Los juegos de memoria aumentan la conciencia y la cognición de los niños y lo mejor es que aprenden sin darse cuenta de que están aprendiendo. Estos son algunos de los grandes juegos a los que puedes jugar con la familia, con el grupo de amigos de tu hijo o incluso de forma individual. Muy pronto, la memoria y la capacidad de observación de tu hijo mejorarán mucho, ¡quizá incluso más que la tuya!

Actividades de observación para preescolares

Niños pequeños: es difícil imaginar un nombre más apropiado para esta etapa del desarrollo. Entre 1 y 3 años, los niños pequeños se alejan literalmente de la infancia en busca de nuevas aventuras. Están aprendiendo a hablar, a caminar y a correr, y a afirmar su independencia. Para muchos de estos niños, «salir» y «jugar» se convierten en peticiones habituales.

Pero también querrás ofrecer a tu hijo pequeño oportunidades de explorar. Eso significa una estrecha supervisión, pero con oportunidades de disfrutar de diferentes entornos. Desde un paseo por el bosque hasta una excursión a un museo, los padres pueden dar a los niños el espacio y la libertad para investigar, lo cual es una parte importante para ayudarles a crecer.

Explorar el mundo interior y exterior -con supervisión, por supuesto- es importante para el desarrollo emocional, social y físico de los niños pequeños. Aprenden más sobre el mundo y su funcionamiento. Una cosa es ver una naranja, pero otra es sostenerla en la mano, sentir su superficie fría y suave, oler su fragancia, e incluso probarla. Ese desarrollo es aún mejor si se hacen preguntas: ¿De qué color es? ¿Es grande o pequeña?

Juegos de habilidades de observación

Vivimos en la era de la alfabetización visual. Unas sencillas actividades de observación pueden desarrollar nuestra capacidad para desenvolvernos en este estilo de vida visual. Las ideas y las opiniones se venden mediante imágenes o memes llamativos. Mejorar nuestra capacidad de observación es el primer paso para ser un consumidor visual inteligente. El proyecto Smart Happy siempre ha tratado de aumentar nuestra capacidad de observación y de abrir los ojos a lo que nos rodea. En esta página hablo más sobre la capacidad de observación y por qué la necesitamos. A continuación se presentan 5 técnicas que ayudan a fomentar la observación.

Son actividades de observación que forman parte del Diario de la Naturaleza 365 publicado por The Smart Happy Project. (las fechas se refieren al calendario de actividades que componen el Diario de la Naturaleza 365) Ofrecen un sinfín de ideas sobre diferentes formas de observar. Lo que he tratado de enfocar aquí es ir desarrollando poco a poco la habilidad al mismo tiempo que se ofrecen oportunidades para reflexionar sobre nuestras observaciones. La reflexión es una parte fundamental de la observación: ¿qué hemos visto? ¿qué podemos aprender de ello? ¿qué indica? puede ampliarse a los estudios de la naturaleza e incorporarse al aprendizaje en casa o en el aula.

Muestras de observación de los niños

Uno de los niños ha jugado a esto antes y sabe lo que hay que hacer. La educadora le pide que se lo enseñe a los demás. Tienen que ponerse las máscaras de elefante y luego coger los donuts con sus narices de elefante.

¿Cómo fueron las habilidades de organización y negociación de los niños? Comunicarse verbalmente, compartir, esperar, respetar los turnos y disfrutar de la interacción con los demás son sólo algunas de las importantes habilidades sociales que pueden aprender a través de los juegos de mesa.

Los niños adquieren habilidades de liderazgo y aprenden a explicar el juego a otros niños y a ayudarles a entender las reglas. Los juegos de mesa contribuyen a las habilidades sociales e interpersonales de los niños. Los niños más pequeños aprenden a seguir las reglas del juego.