qué es un experimento natural en economía

La ciencia natural es una rama de la ciencia que se ocupa de la descripción, la comprensión y la predicción de los fenómenos naturales, basándose en pruebas empíricas procedentes de la observación y la experimentación. Para intentar garantizar la validez de los avances científicos se utilizan mecanismos como la revisión por pares y la repetibilidad de los resultados.

Las ciencias naturales pueden dividirse en dos ramas principales: las ciencias de la vida y las ciencias físicas. La ciencia de la vida se conoce alternativamente como biología, y la ciencia física se subdivide en ramas: física, química, ciencias de la tierra y astronomía. Estas ramas de las ciencias naturales pueden dividirse a su vez en ramas más especializadas (también conocidas como campos). Como ciencias empíricas, las ciencias naturales utilizan herramientas de las ciencias formales, como las matemáticas y la lógica, convirtiendo la información sobre la naturaleza en mediciones que pueden explicarse como enunciados claros de las «leyes de la naturaleza»[1].

Los filósofos de la ciencia han sugerido varios criterios, incluido el controvertido criterio de falsabilidad de Karl Popper, para ayudarles a diferenciar los esfuerzos científicos de los no científicos. La validez, la precisión y el control de calidad, como la revisión por pares y la repetibilidad de los hallazgos, son algunos de los criterios más respetados en la comunidad científica mundial actual.

ejemplos de experimentos de ciencias naturales

Un experimento natural es un estudio empírico en el que los individuos (o grupos de individuos) están expuestos a las condiciones experimentales y de control que están determinadas por la naturaleza o por otros factores fuera del control de los investigadores. El proceso que rige las exposiciones se asemeja a la asignación aleatoria. Así pues, los experimentos naturales son estudios de observación y no están controlados en el sentido tradicional de un experimento aleatorio (un estudio de intervención). Los experimentos naturales son más útiles cuando se ha producido una exposición claramente definida que afecta a una subpoblación bien definida (y la ausencia de exposición en una subpoblación similar) de forma que los cambios en los resultados pueden atribuirse de forma plausible a la exposición[1][2] En este sentido, la diferencia entre un experimento natural y un estudio observacional no experimental es que el primero incluye una comparación de condiciones que prepara el terreno para la inferencia causal, pero el segundo no.

Los experimentos naturales se emplean como diseños de estudio cuando la experimentación controlada es extremadamente difícil de llevar a cabo o no es ética, como en varias áreas de investigación abordadas por la epidemiología (como la evaluación del impacto en la salud de los distintos grados de exposición a la radiación ionizante en las personas que vivían cerca de Hiroshima en el momento de la explosión atómica[3]) y la economía (como la estimación del rendimiento económico de la cantidad de escolarización en los adultos estadounidenses[4])[1][2].

qué es un experimento natural en psicología

AvanzarLa exactitud y la reproducibilidad son esenciales para fomentar una investigación sólida y creíble y para promover el avance científico. Hay factores predominantes que han contribuido a la falta de reproducibilidad en la investigación en ciencias de la vida. Este problema ha salido a la luz en los últimos años y han surgido una serie de directrices y recomendaciones para lograr la reproducibilidad en las ciencias de la vida, pero la aplicación práctica de estas prácticas puede resultar difícil. Es esencial que la comunidad científica sea objetiva a la hora de diseñar los experimentos, que asuma la responsabilidad de representar sus resultados con exactitud y que describa de forma exhaustiva y precisa todas las metodologías utilizadas. Además, los financiadores, editores y responsables políticos deben seguir concienciando sobre la falta de reproducibilidad y utilizar su posición para promover mejores prácticas de investigación en todas las ciencias de la vida. Al tomar medidas y buscar oportunidades de mejora, los investigadores y las principales partes interesadas pueden contribuir a mejorar las prácticas de investigación y la credibilidad de los datos científicos.

importancia de los experimentos en la enseñanza de las ciencias

Un experimento natural es un estudio empírico en el que los individuos (o grupos de individuos) están expuestos a las condiciones experimentales y de control que están determinadas por la naturaleza o por otros factores fuera del control de los investigadores. El proceso que rige las exposiciones se asemeja a la asignación aleatoria. Así pues, los experimentos naturales son estudios de observación y no están controlados en el sentido tradicional de un experimento aleatorio (un estudio de intervención). Los experimentos naturales son más útiles cuando se ha producido una exposición claramente definida que afecta a una subpoblación bien definida (y la ausencia de exposición en una subpoblación similar) de forma que los cambios en los resultados pueden atribuirse de forma plausible a la exposición[1][2] En este sentido, la diferencia entre un experimento natural y un estudio observacional no experimental es que el primero incluye una comparación de condiciones que prepara el terreno para la inferencia causal, pero el segundo no.

Los experimentos naturales se emplean como diseños de estudio cuando la experimentación controlada es extremadamente difícil de llevar a cabo o no es ética, como en varias áreas de investigación abordadas por la epidemiología (como la evaluación del impacto en la salud de los distintos grados de exposición a la radiación ionizante en las personas que vivían cerca de Hiroshima en el momento de la explosión atómica[3]) y la economía (como la estimación del rendimiento económico de la cantidad de escolarización en los adultos estadounidenses[4])[1][2].