Pasos y definiciones del método científico

El método científico es un método empírico de adquisición de conocimientos que ha caracterizado el desarrollo de la ciencia al menos desde el siglo XVII (con notables practicantes en siglos anteriores). Implica una observación cuidadosa, aplicando un escepticismo riguroso sobre lo observado, dado que los supuestos cognitivos pueden distorsionar la interpretación de la observación. Implica la formulación de hipótesis, a través de la inducción, basadas en dichas observaciones; la comprobación experimental y basada en mediciones de las deducciones extraídas de las hipótesis; y el refinamiento (o eliminación) de las hipótesis a partir de los resultados experimentales. Estos son los principios del método científico, que se distinguen de una serie definitiva de pasos aplicables a todas las empresas científicas[1][2][3].

Aunque los procedimientos varían de un campo de investigación a otro, el proceso subyacente suele ser el mismo de un campo a otro. El proceso en el método científico implica hacer conjeturas (explicaciones hipotéticas), derivar predicciones de las hipótesis como consecuencias lógicas y, a continuación, realizar experimentos u observaciones empíricas basadas en esas predicciones[a][4] Una hipótesis es una conjetura, basada en los conocimientos obtenidos al buscar respuestas a la pregunta. La hipótesis puede ser muy específica o amplia. A continuación, los científicos ponen a prueba las hipótesis mediante la realización de experimentos o estudios. Una hipótesis científica debe ser falsable, lo que implica que es posible identificar un posible resultado de un experimento u observación que entre en conflicto con las predicciones deducidas de la hipótesis; de lo contrario, la hipótesis no puede ponerse a prueba de forma significativa[5].

Método científico 5 pasos

El método científico es un método empírico de adquisición de conocimientos que ha caracterizado el desarrollo de la ciencia al menos desde el siglo XVII (con notables practicantes en siglos anteriores). Implica una observación cuidadosa, aplicando un escepticismo riguroso sobre lo que se observa, dado que los supuestos cognitivos pueden distorsionar la forma en que se interpreta la observación. Implica la formulación de hipótesis, a través de la inducción, a partir de dichas observaciones; la comprobación experimental y basada en mediciones de las deducciones extraídas de las hipótesis; y el refinamiento (o eliminación) de las hipótesis a partir de los resultados experimentales. Estos son los principios del método científico, que se distinguen de una serie definitiva de pasos aplicables a todas las empresas científicas[1][2][3].

Aunque los procedimientos varían de un campo de investigación a otro, el proceso subyacente suele ser el mismo de un campo a otro. El proceso en el método científico implica hacer conjeturas (explicaciones hipotéticas), derivar predicciones de las hipótesis como consecuencias lógicas y, a continuación, realizar experimentos u observaciones empíricas basadas en esas predicciones[a][4] Una hipótesis es una conjetura, basada en los conocimientos obtenidos al buscar respuestas a la pregunta. La hipótesis puede ser muy específica o amplia. A continuación, los científicos ponen a prueba las hipótesis mediante la realización de experimentos o estudios. Una hipótesis científica debe ser falsable, lo que implica que es posible identificar un posible resultado de un experimento u observación que entre en conflicto con las predicciones deducidas de la hipótesis; de lo contrario, la hipótesis no puede ponerse a prueba de forma significativa[5].

Variable de control

El método científico es un proceso de experimentación que se utiliza para explorar observaciones y responder a preguntas. ¿Significa esto que todos los científicos siguen exactamente este proceso? No. Algunas áreas de la ciencia se pueden probar más fácilmente que otras. Por ejemplo, los científicos que estudian cómo cambian las estrellas a medida que envejecen o cómo digieren los dinosaurios su comida no pueden adelantar la vida de una estrella un millón de años o realizar exámenes médicos a dinosaurios que se alimentan para comprobar sus hipótesis. Cuando la experimentación directa no es posible, los científicos modifican el método científico. De hecho, probablemente haya tantas versiones del método científico como científicos. Pero incluso cuando se modifica, el objetivo sigue siendo el mismo: descubrir las relaciones de causa y efecto formulando preguntas, reuniendo y examinando cuidadosamente las pruebas y viendo si toda la información disponible puede combinarse en una respuesta lógica.

Aunque mostramos el método científico como una serie de pasos, hay que tener en cuenta que una nueva información o pensamiento puede hacer que un científico retroceda y repita los pasos en cualquier momento del proceso. Un proceso como el método científico, que implica este tipo de retroceso y repetición, se denomina proceso iterativo.

¿por qué es importante el método científico?

¿Cómo investigan los investigadores los fenómenos psicológicos? Utilizan un proceso conocido como método científico para estudiar diferentes aspectos de cómo piensan y se comportan las personas. Este proceso no sólo permite a los científicos investigar y comprender diferentes fenómenos psicológicos, sino que también proporciona a los investigadores y a otras personas una forma de compartir y discutir los resultados de sus estudios.

¿Qué es el método científico y cómo se utiliza en psicología? El método científico es esencialmente un proceso paso a paso que los investigadores pueden seguir para determinar si existe algún tipo de relación entre dos o más variables.

Los psicólogos y otros científicos sociales proponen regularmente explicaciones sobre el comportamiento humano. A un nivel más informal, las personas emiten a diario juicios sobre las intenciones, motivaciones y acciones de los demás.

Mientras que los juicios cotidianos que hacemos sobre el comportamiento humano son subjetivos y anecdóticos, los investigadores utilizan el método científico para estudiar la psicología de forma objetiva y sistemática. Los resultados de estos estudios suelen aparecer en los medios de comunicación, lo que lleva a muchos a preguntarse cómo o por qué los investigadores llegaron a las conclusiones que sacaron.