mario vargas llosa

Los veintiséis relatos de esta colección ofrecen un amplio abanico de imaginación, comedia y magia sudamericana creada por sus mejores escritores. Reflejando tanto los países de los que proceden como las lenguas en las que fueron escritos por primera vez, abren una ventana al «mundo de los sueños» de América Latina y revelan la sensibilidad que hay en él.Editor Th

Esto fue genial o tal vez no… Quiero decir que recuerdo O Alienista razonablemente claro y una historia de esa mujer ucraniana en Brasil que escribía en portugués, tal vez no era ucraniana sólo de ascendencia ucraniana, cómo se llama, Clarice Lispector (view spoiler)[Hice trampa, lo busqué (hide spoiler)] de todos modos recuerdo los huevos rotos y el yugo ousing fuera de una bolsa de cuerda, o tal vez no y algo más pasó todo junto. ..También había un cuento de ese argentino, el que describía el

Una gran colección que encontré en una librería de segunda mano en Fremantle, Australia Occidental. Me impactó mucho y me encanta profundizar en ella de vez en cuando y releer El psiquiatra o alguna de las cosas de realismo mágico. Una perfecta introducción a la literatura latinoamericana, que incluye algunos relatos en su primera traducción al inglés.

gabriel garcía márquez

El escritor peruano Julio Ramón Ribeyro tenía 44 años y vivía en París cuando le diagnosticaron un cáncer y le dieron seis meses de vida. Hacia el final de su largo cuento «Sólo para fumadores», el protagonista, que no tiene nombre, es un apasionado fumador de toda la vida, va a ver a su médico cuando empieza a tener problemas para tragar. No es la primera vez que busca tratamiento; el médico, alarmado, lo ingresa en el hospital. «Me hizo someterse a nuevos y complicados exámenes, y unos días más tarde, sin ninguna explicación clara, estaba en una cama que me llevaban hacia el quirófano».

El escenario es la quintaesencia de Ribeyro, uno que se repite de forma variada en los relatos de La palabra del mudo, una nueva traducción de Katherine Silver. Los personajes de Ribeyro, que se enfrentan a retos de enormes proporciones, a menudo no responden con rabia, ni con resentimiento amargado, ni con pena, ni con estoicismo, sino con una especie de curiosa aceptación, una resignación totalmente antiheroica a sus destinos. En «Sólo para fumadores», el protagonista -un cuentista peruano que vive en Francia- se despierta de una operación quirúrgica transformado por la metáfora en un estado aún más pasivo: «cortado como un trozo de carne y luego cosido como un muñeco de trapo».

angélica gorodischer

El escritor peruano Julio Ramón Ribeyro tenía 44 años y vivía en París cuando le diagnosticaron un cáncer y le dieron seis meses de vida. Hacia el final de su largo cuento «Sólo para fumadores», el protagonista, que no tiene nombre, es un apasionado fumador de toda la vida, acude a su médico cuando empieza a tener problemas para tragar. No es la primera vez que busca tratamiento; el médico, alarmado, lo ingresa en el hospital. «Me hizo someterse a nuevos y complicados exámenes, y unos días más tarde, sin ninguna explicación clara, estaba en una cama que me llevaban hacia el quirófano».

El escenario es la quintaesencia de Ribeyro, uno que se repite de forma variada en los relatos de La palabra del mudo, una nueva traducción de Katherine Silver. Los personajes de Ribeyro, que se enfrentan a retos de enormes proporciones, a menudo no responden con rabia, ni con resentimiento amargado, ni con pena, ni con estoicismo, sino con una especie de curiosa aceptación, una resignación totalmente antiheroica a sus destinos. En «Sólo para fumadores», el protagonista -un cuentista peruano que vive en Francia- se despierta de una operación quirúrgica transformado por la metáfora en un estado aún más pasivo: «cortado como un trozo de carne y luego cosido como un muñeco de trapo».

cuentos latinoamericanos del siglo xxi

Los mitos y los cuentos populares son una excelente manera de introducir a los niños en una variedad de culturas. Además, puede estar seguro de que sólo los buenos cuentos sobreviven a la prueba de ser transmitidos de generación en generación. El Mes de la Herencia Hispana comienza el 15 de septiembre, así que ahora es un buen momento para introducir a sus hijos en los cuentos populares de América Latina.

La mayoría de estos títulos incluyen algunas palabras y frases en español (normalmente se incluye un glosario) y varios son bilingües o tienen versiones en español. Aunque hay antologías de cuentos populares, he elegido libros ilustrados para esta colección, ya que suelen ser más apropiados para los niños más pequeños. Como siempre, me encantaría saber si has leído y disfrutado de alguno de los títulos de esta lista y si tienes alguna recomendación para seguir leyendo, ¡tus comentarios son muy bienvenidos!

Mariana y el mercader. (Chile) ¡Esta es una historia bastante conmovedora! No voy a negar que se me han puesto los ojos llorosos. La vieja Mariana anhela jugar con los niños del pueblo, pero éstos se burlan de ella y tienen miedo de los lobos de mar que viven cerca de su casa. Un día, Mariana encuentra una concha y, al partirse en dos, aparece un niño-morena. La madre del niño-mer le pide a Mariana que cuide del niño hasta que el mar vuelva a ser seguro. Observando a Mariana y a su nueva criatura, los niños del pueblo superan su miedo a la anciana e incluso le ofrecen consuelo cuando la madre vuelve a reclamar a su hijo. Las ilustraciones son preciosas y el texto evoca imágenes maravillosas, especialmente de los lobos de mar y los espíritus marinos. Si necesita un descanso de las sirenas al estilo Disney, este libro puede ser justo lo que está buscando.