programa quest i: habilidad social

Pocas cosas pueden ser más frustrantes que ver a su hijo luchar por hacer amigos o tener dificultades para encajar en determinados entornos sociales. Los padres pueden tomar varias medidas para mejorar las habilidades sociales de sus hijos.

Disfrutar de los demás será más natural cuando el niño haga algo que le interese de verdad. Ya sea participando en su deporte favorito, tocando un instrumento que le guste o formando parte de un club que le interese, éste es el primer paso para desarrollar sus habilidades sociales. Además, el niño se rodea de personas con ideas afines con las que probablemente se sentirá más a gusto. Aunque es importante poder socializar con personas de distintos intereses, empezar con otros niños a los que les gustan las mismas cosas es una forma excelente de desarrollar más fácilmente las habilidades sociales.

A veces, cuando los niños se ponen nerviosos o se retrasa una conversación, pueden volverse más introvertidos y acabar teniendo dificultades en futuras situaciones sociales. Según el Centro para el Desarrollo y el Aprendizaje, hay varias formas en que los niños pueden iniciar y mantener conversaciones positivas con los demás. Una forma importante es hacer preguntas. La mejor manera de conocer a los demás y establecer conexiones es hacer preguntas que se refieran específicamente a la persona con la que el niño está hablando. Anime a su hijo a hacer preguntas que no puedan responderse con un simple sí o un no.

libros de aprendizaje socioemocional para alumnos de primaria

Oct 14 202020 Actividades y juegos de habilidades sociales para niños basados en la evidenciaPersonal de Acción Positiva-Artículos de SELas actividades y juegos de socialización son una gran manera de que su hijo aprenda a comportarse con sus compañeros, no importa si es un niño pequeño, un preescolar o si acaba de empezar el jardín de infantes. Los juegos pueden enseñar habilidades como respetar los turnos, gestionar las emociones y leer el lenguaje corporal.Utiliza estas actividades de habilidades sociales basadas en la evidencia para ayudar a tu hijo a desarrollar sus comportamientos sociales y aprender cómo sus acciones afectan a los demás. Con estos juegos, podrán ser más independientes y mantener relaciones sanas durante toda su vida.

Muchos niños tienen problemas para mantener el contacto visual en una conversación. Un concurso de miradas puede ayudar a los niños a establecer y mantener el contacto visual de forma que puedan centrarse en esa tarea, en lugar de intentar comunicarse simultáneamente.

Nunca es demasiado pronto para empezar a desarrollar las habilidades sociales, y un juego de rodar la pelota es adecuado para niños tan pequeños como los que empiezan a caminar. Los niños se turnan para hacer rodar una pelota de un lado a otro, sentando las bases de otras habilidades sociales.

todos somos maravillas

Las buenas habilidades sociales permiten a los niños disfrutar de mejores relaciones con sus compañeros. Pero los beneficios de unas buenas habilidades sociales van mucho más allá de la aceptación social. Los niños con mejores habilidades sociales pueden obtener beneficios inmediatos. Por ejemplo, un estudio descubrió que unas buenas habilidades sociales pueden reducir el estrés de los niños que van a la guardería.

Las habilidades sociales son un conjunto de destrezas que deben perfeccionarse continuamente a medida que los niños crecen. No son algo que tu hijo tenga o no tenga. Son habilidades que se pueden aprender y reforzar con esfuerzo y práctica.

Busca momentos de aprendizaje en los que puedas ayudar a tus hijos a mejorar. Algunas habilidades sociales son bastante complicadas, como entender que es importante ser asertivo cuando un amigo está siendo acosado, o entender que hay que guardar silencio cuando no se está de acuerdo con una decisión del árbitro.

No tener las habilidades sociales para interactuar con los demás probablemente también agrave ese estrés. Por ejemplo, estar lejos de la familia supone un estrés para los niños. Cuando no son capaces de comunicarse eficazmente con los demás, la situación no hace más que empeorar.

¡mi boca es un volcán!

Una investigación adicional, realizada por McCulliss y Chamberlain en 2013, sugiere que el uso de libros de forma terapéutica (biblioterapia), en las aulas, ayuda a fomentar un crecimiento socio-emocional saludable en los niños. Los niños que participan en la biblioterapia son capaces de desarrollar una visión, una comprensión más profunda de sí mismos, soluciones a problemas personales, una mejor imagen de sí mismos o el desarrollo de habilidades para la vida.

¿Qué debería hacer Danny? es un libro interactivo con nueve historias en una, que ayuda a los niños a entender cómo sus elecciones afectan a sus vidas. Escrito al estilo de «Elige tu propia historia», el libro sigue a un superhéroe en formación llamado Danny, a lo largo de su día mientras se encuentra con las opciones que los niños afrontan a diario.

A medida que su hijo navega por las diferentes líneas de la historia, empezará a darse cuenta de que sus elecciones para Danny dieron forma a su día. Y, a su vez, sus elecciones para sí mismos darán forma a sus días y, en última instancia, a sus vidas.

Los niños adoran a Danny y se identifican con él, mientras disfrutan de la naturaleza interactiva del libro. Además, ¡nunca saben lo que vendrá después! A los padres y a los profesores les encantan las habilidades socio-emocionales que el libro enseña, ya que capacita a los niños para tomar decisiones positivas y les muestra las consecuencias naturales de las decisiones negativas.