Cuento sobre no juzgar nunca a nadie por su aspecto

Hubo un tiempo en que los libros de cuentos eran el único medio de entretenimiento para los niños. Hace una o dos décadas, los niños pasaban el tiempo leyendo cuentos y representando a sus personajes favoritos de las historias. Sin embargo, los tiempos han cambiado: en la era de Internet, los niños pasan la mayor parte de su tiempo jugando en los smartphones o viendo dibujos animados o vídeos en YouTube.

Pero si quieres que tus hijos descansen de las pantallas y experimenten tu infancia, puedes leerles cuentos. Al narrarles cuentos a tus hijos, les impartirás sabiduría y también pasarás el tan necesario tiempo de calidad con ellos. Tenemos una colección de algunos cuentos populares con valores morales que puedes leer a tus hijos.

Si quieres inculcar buenos hábitos a tus hijos desde pequeños y ver cómo crecen y se convierten en buenas personas, léeles cuentos con moraleja. Aquí tienes 20 cuentos infantiles con valores morales que puedes leer a tus hijos.

Una vez un león estaba durmiendo en la selva cuando un ratón empezó a correr por su cuerpo sólo para divertirse. Esto perturbó el sueño del león, que se despertó muy enfadado. Estaba a punto de comerse al ratón cuando éste le pidió desesperadamente que lo liberara. «Te prometo que algún día te seré de gran ayuda si me salvas». El león se rió de la confianza del ratón y lo dejó ir.

  Creacion de cuentos para niños

Historias cortas inspiradoras sobre la ira

Te habrás dado cuenta de que la gente de la calle cada día es más insensible. Entre todo lo que hacen, lo más cortés de todo es que se olvidan de que están en la calle y continúan con su naturaleza original no deseada, como si estuvieran criando en casa. No se preocupan de cómo los demás a veces también se molesta por los, convirtiéndose en una parte intencionalmente o no. Incluso se olvidan de cómo eso podría obtener en los malos nombres para ellos. No entienden que todos tienen algunas naturalezas buenas y algunas malas pero en la calle delante de todos, su mejor para sacar los buenos sólo cuidadosamente y controlar las cosas. Así que aquí está uno de esos incidentes, que voy a describir y cómo Swapnil, mi héroe aborda eso con delicadeza.

Una vez Swapnil volvía a casa de la oficina. Tenía un fuerte dolor de cabeza después de todo el día de trabajo agotador y enorme. Iba de camino a casa sentado en un autobús, la última pausa de todas las que había tenido que hacer para volver a casa. Por suerte le tocó un asiento. También había comprado su billete para el viaje. Todo iba bien cuando, de repente, el hombre que se sentaba al lado de Swapnil dio una prueba de su calosidad.

Historias divertidas sobre la unidad

La literatura infantil o juvenil incluye cuentos, libros, revistas y poemas creados para los niños. La literatura infantil moderna se clasifica de dos maneras diferentes: por género o por edad del lector.

  Libros de cuentos para niños en español

La literatura infantil se remonta a historias tradicionales como los cuentos de hadas, que no se identificaron como literatura infantil hasta el siglo XVIII, y a las canciones, que forman parte de una tradición oral más amplia, que los adultos compartían con los niños antes de que existiera la edición. El desarrollo de la primera literatura infantil, antes de que se inventara la imprenta, es difícil de rastrear. Incluso después de que se generalizara la imprenta, muchos cuentos «infantiles» clásicos fueron creados originalmente para adultos y adaptados posteriormente para un público más joven. Desde el siglo XV, gran parte de la literatura se dirige específicamente a los niños, a menudo con un mensaje moral o religioso. La literatura infantil ha sido moldeada por fuentes religiosas, como las tradiciones puritanas, o por puntos de vista más filosóficos y científicos con las influencias de Charles Darwin y John Locke[2] Los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX se conocen como la «Edad de Oro de la Literatura Infantil» porque entonces se publicaron muchos libros infantiles clásicos.

Historias cortas sobre juzgar a los demás

Este es el gran cuento inspirador de cortesía para los niños.  Había una vez un hombre pobre que vivía en un pueblo. Vivía con su mujer. Eran tan pobres que no tenían suficiente para comer, ni siquiera dos comidas al día. Un día, su amigo de otro pueblo vino a visitar a este pobre hombre. A pesar de que el pobre no tenía casi nada, recibió con mucho gusto y generosidad a su invitado y le permitió quedarse.

  Fabulas cortas para tener un buen corazon

Aunque el pobre no tenía casi nada, recibió con mucho gusto y generosidad a su invitado y le permitió quedarse. Esa noche, el hombre pobre le dijo a su esposa que debía alimentar bien a su invitado, ya que ser cortés con los huéspedes es muy importante. Lee también: La unión hace la fuerza.

También le dijo que servir a los invitados es como servir al dios. La mujer se enfadó mucho. No tenía absolutamente nada en su cocina para ofrecer al invitado. La mujer siguió discutiendo con su marido, pero el hombre mantuvo la calma. Le dijo a su mujer que debían ofrecerle algo de comida al invitado o de lo contrario no quedaría bien.