Jesús es el mismo ayer, hoy y siempre artesanía

Regalos perfectos para el Ministerio de Niños y Escuelas Dominicales Marcadores de Versos de Memoria de los Diez Mandamientos para Niños 30-Pack, para Niños 30-Pack Regalos perfectos para el Ministerio de Niños y Escuelas Dominicales Marcadores de Versos de Memoria de los Diez Mandamientos, Escuelas Dominicales Marcadores de Versos de Memoria de los Diez Mandamientos para Niños 30-Pack Regalos perfectos para el Ministerio de Niños y, Marcadores de Versos de Memoria de los Diez Mandamientos para Niños (30-Pack) – Regalos perfectos para el Ministerio de Niños y Escuelas Dominicales: Productos de oficina, artículos de promoción, precios al por mayor, envío gratuito el mismo día, devoluciones fáciles..

Enamórate de jesús lección de la escuela dominical

Y así, resulta que mi más reciente post, que había pensado que sería mi último post del año, no es el último, después de todo.    ¡Sorpresa (guiño)!    ¿Qué puedo decir?    Cuando la luz de la inspiración golpea, pone en marcha una aventura creativa con el Señor como ninguna otra para mí.    Rezo para que te ocurra lo mismo.

Hace poco compramos un muñeco barato de Snoopy que funciona con energía solar.    No lo estábamos buscando en ese momento, porque ni siquiera estaba en nuestra lista de compras.    Sin embargo, allí estaba, en una estantería, junto a un montón de otros muñecos, todos aparentemente centrados en captar nuestra atención con sus movimientos casi hipnóticos hacia arriba y hacia abajo.    Era como un flash mob de bobbleheads, pero con una «estrella» destacada a nuestros ojos.    ¿Cómo podíamos resistirnos, dado que nos encanta Snoopy y todo lo relacionado con Charlie Brown?      Animados por la aprobación de Snoopy, decidimos que lo mejor era llevárnoslo a casa, y así lo hicimos.

El nuevo hogar de Snoopy es la encimera de nuestra cocina.    Para mi deleite, he descubierto que mis conversaciones diurnas con él son siempre positivas y edificantes.    De hecho, ver que su cabeza siempre asiente afirmativamente es algo que me alegra el día.

Juegos de la escuela dominical de otoño

Ayer, hoy y siempre: Una divertida actividad bíblica para preescolaresNunca es demasiado pronto para enseñar a nuestros hijos que Jesús es el mismo ayer, hoy y siempre. Su carácter siempre ha sido verdadero y correcto, según Hebreos 13:8. Intente compartir esta divertida actividad bíblica para ayudar a sus niños en edad preescolar a aprender esta verdad. «Ayer, hoy y siempre» es una divertida actividad bíblica basada en Hebreos 13:8, que dice: «Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre». Todos tenemos nuestros días buenos cuando nuestro carácter refleja a Jesús. Pero también tenemos nuestros días malos, cuando cedemos a hacer lo que es desagradable al Padre. Pero podemos estar muy agradecidos porque Jesús nunca cambia. Él ha exhibido, exhibe y siempre exhibirá la verdad de su Palabra.Aquí hay 9 historias rápidas que usted puede compartir con sus niños de preescolar para ayudarles a aprender la verdad de Hebreos 13:8. Al leer las historias, notará que muestran el «Fruto del Espíritu». Estas historias pueden ser una oportunidad para que usted, como padre o maestro, hable del tipo de carácter que Jesús quiere que tengamos a través del poder de su Espíritu Santo.

Sermón infantil sobre el cambio

Jesucristo es el Gran Médico, que está de guardia día y noche. Su consulta no cierra nunca y no hay que esperar a que nos den cita. Se especializa en toda clase de problemas, ya sea la enfermedad del alma, las aflicciones del cuerpo o los males de la sociedad.

Las cosas empezaron muy bien y así terminarán. La enfermedad en el buen mundo de Dios es como la cizaña que crece entre el trigo, pero no te equivoques: Dios no ha sembrado la cizaña. Lo ha hecho un enemigo (Mateo 13:28).

Dios sembró curas en la naturaleza y la investigación médica sigue encontrándolas. Sin embargo, el Dios que cura naturalmente también cura sobrenaturalmente. La Escritura niega que la enfermedad sea la voluntad de Dios y atribuye las curaciones a Dios. En todo el mundo se producen cada año muchas curaciones sobrenaturales, lo que demuestra que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre (Hebreos 13:8).

Jesús sanó a multitudes. Esa era su misión. Vino a sanar y a salvar. No vino sólo para las personas que estaban vivas en ese momento. No vino a traer alivio sólo a unos pocos miles de personas. Eso fue sólo el comienzo. La Biblia dice que fue lo que Jesús comenzó a hacer y a enseñar (Hechos 1:1). Con sus actos, nos mostró lo que quería hacer, para que pudiéramos ver cómo era -y sigue siendo-. Vino a curarles para poder curarnos a ti y a mí. Sanar era una parte importante de su misión y Jesús dijo que Dios le había enviado para hacer esas mismas obras (Juan 5:17; 9:3-4).