¡zingo!

Imagínese que todos los estudiantes fueran ratones de biblioteca, acurrucados con un libro en su lengua meta, hojeando las páginas, empapándose de vocabulario y gramática… Desgraciadamente, para los profesores de idiomas, eso es sólo ficción para la mayoría de los estudiantes. Sin embargo, aunque la lectura de libros es beneficiosa para todo tipo de estudiantes, no es la única manera de conseguir que los alumnos de lenguas extranjeras interactúen con textos en su lengua meta. Los profesores de idiomas pueden incorporar a sus clases una amplia variedad de materiales de lectura distintos de los libros, que captarán la atención de los alumnos, aumentarán sus habilidades de comprensión y los potenciarán como lectores. Echemos un vistazo a las mejores formas de incorporar materiales distintos a los libros en las clases de lectura de la lengua meta, desde canciones pop hasta juegos digitales. Descárgalo: Esta entrada del blog está disponible en un cómodo y portátil PDF que

Actividades para enseñar a leer a un niño

Aprender a leer es una de las cosas más importantes que hará un niño en su vida. Esto se debe a que vivimos en una sociedad en la que la capacidad de leer y escribir es la clave del éxito. Cuando la capacidad lectora no se desarrolla de la noche a la mañana, a algunos padres y educadores les preocupa estar en el camino equivocado de la instrucción.

Pero la elección de los libros «adecuados» y la «mejor» manera de enseñar a leer depende de cada niño. No hay dos individuos que dominen la lectura al mismo tiempo o ritmo, y la paciencia y la persistencia son necesarias, sobre todo para los niños que tienen dificultades o diferencias de aprendizaje.

Una de las formas más comunes de enseñar a leer es el método de sondeo, en el que se anima a los niños a leer en voz alta, pronunciando cada letra o grupo de letras hasta que reconocen la palabra por su sonido.

Al mismo tiempo, los educadores enseñan palabras a la vista, o vocabulario común que los niños pueden memorizar para reducir la carga cognitiva que supone la decodificación de las frases. La teoría es que cuantas menos palabras tengan que pronunciar los niños, más atención tendrán para procesar un mayor número de términos y comprender un vocabulario con el que nunca se han topado.

Aprender a leer: la fonética

Aprender a leer es una de las cosas más importantes que hará un niño en su vida. Esto se debe a que vivimos en una sociedad en la que la capacidad de leer y escribir es la clave del éxito. Cuando la capacidad lectora no se desarrolla de la noche a la mañana, a algunos padres y educadores les preocupa estar en el camino equivocado de la instrucción.

Pero la elección de los libros «adecuados» y la «mejor» manera de enseñar a leer depende de cada niño. No hay dos individuos que dominen la lectura al mismo tiempo o ritmo, y la paciencia y la persistencia son necesarias, sobre todo para los niños que tienen dificultades o diferencias de aprendizaje.

Una de las formas más comunes de enseñar a leer es el método de sondeo, en el que se anima a los niños a leer en voz alta, pronunciando cada letra o grupo de letras hasta que reconocen la palabra por su sonido.

Al mismo tiempo, los educadores enseñan palabras a la vista, o vocabulario común que los niños pueden memorizar para reducir la carga cognitiva que supone la decodificación de las frases. La teoría es que cuantas menos palabras tengan que pronunciar los niños, más atención tendrán para procesar un mayor número de términos y comprender un vocabulario con el que nunca se han topado.

Enseñe a su hijo a leer en 1

Con el cierre temporal de las escuelas y guarderías, las actividades de aprendizaje basadas en el juego pueden ayudar a los niños a seguir aprendiendo en casa. Esta lista de actividades ofrece una oportunidad para el juego, el aprendizaje, la expresión creativa y, sobre todo, un tiempo agradable y de calidad entre usted y sus hijos.

Espejo feliz: Actividad casera diseñada para el aprendizaje de las formas geométricas: círculo, cuadrado y triángulo. Ayuda a los niños de 4 a 6 años a desarrollar las habilidades de perseverancia, observación y concentración. Descargue la guía del juego y las hojas de actividades disponibles en macedonio y albanés.

Happy Shapes: Mediante juegos de formas geométricas, esta actividad ayudará a los niños de 4 a 6 años a desarrollar su autoestima y les animará a ver, reconocer y nombrar un círculo, un cuadrado, un triángulo y un rectángulo. Descargue la guía del juego y las hojas de actividades disponibles en macedonio y albanés.

La rueda feliz: Un juego interactivo para niños de 4 a 6 años con el que practican la resistencia y aprenden a clasificar por formas, colores y tamaños. Descargue la guía del juego y las hojas de actividades disponibles en macedonio y albanés.