Plan de estudios bíblicos para alumnos con necesidades especiales

La educación religiosa para niños autistas es una opción que requiere planificación y una instrucción cuidadosa. Uno de los aspectos más difíciles de la educación religiosa para niños autistas son las ideas abstractas. Los niños del espectro tienden a tomarse las cosas al pie de la letra. Si alguien dice: «Me estás poniendo de los nervios», es probable que un niño con autismo tenga dificultades para traducir la figura retórica. Los estudios religiosos suelen incluir relaciones simbólicas que pueden ser difíciles de captar cuando una persona tiende a ser concreta.

Tener fe en algo que no se puede ver o tocar puede ser un reto para cualquier persona. Cuando se trata de individuos del espectro, los conceptos basados en la fe pueden ser muy difíciles de comprender. Esto no significa que la educación religiosa para los niños del espectro sea imposible.

Enseñar conceptos abstractos puede ser difícil, independientemente de quién sea el alumno. Utilizar estrategias de enseñanza que atraigan a los alumnos concretos y visuales puede facilitar el proceso. Desarrollar actividades que utilicen representaciones visuales de las ideas abstractas introducidas sistemáticamente puede ayudar.

Autismo y educación religiosa

Para los niños con TEA, las actividades artísticas y artesanales que incorporan los sentidos pueden ser una forma eficaz de mejorar la capacidad de atención de tu hijo, su autoexpresión y reducir cualquier preocupación relacionada con la ansiedad. Especialmente durante el encierro, los niños con TEA pueden beneficiarse de las actividades sensoriales para ayudar a calmarlos en medio de la nueva normalidad de no salir.

  Juegos y actividades para niños de 3 a 4 años

Llena una vieja botella de plástico con una mezcla de agua, purpurina y unas gotas de colorante alimentario para crear un juguete llamativo para tu hijo. Añade algunos botones o canicas y sella la tapa con una pistola de pegamento caliente. Esta actividad es una forma muy sencilla de ayudar a tu hijo a aprender a concentrarse.

Un clásico atemporal en el que incluso los adultos pueden participar. Basta con reunir unas cuantas monedas diferentes, colocar una hoja de papel encima y utilizar crayones mixtos para «frotar» un patrón de colores en el papel. A los niños con autismo les encantará hacer patrones mientras desarrollan sus habilidades de coordinación mano-ojo.

Utiliza cordones de caramelo y regaliz para crear bonitos collares y pulseras. Anima a tu hijo a perfeccionar sus habilidades motrices ensartando cereales con agujeros en el centro y otros caramelos de colores. Una vez que hayan terminado, anuda los extremos y tu hijo estará encantado con su moderna (y sabrosa) creación.

Historias bíblicas para el autismo

El autismo es casi lo contrario de ser sordo o ciego. En lugar de recibir muy poca información de los sentidos, muchas personas del espectro autista reciben demasiada, y se «pierden» y se agotan en los detalles de todo ello. También les resulta difícil ver u oír las señales no verbales, y les resulta muy difícil manejar los cambios de rutina sin previo aviso. Pregunte siempre a la persona qué podría ayudarle y respete su decisión de rechazar la ayuda si cree que puede arreglárselas sola. Todo esto son generalizaciones para ayudar a la comprensión.

  Actividades con ninos antes de hacer la siesta

Ten en cuenta que las personas con espectro autista pueden no establecer contacto visual o no saber la forma correcta de saludar a alguien, y pueden tener alguna dificultad para reconocer quién es quién. ¿Los vigilantes de la puerta tienen algún conocimiento sobre el autismo para que sepan que esto no es una grosería?

Si se distribuye literatura o un DVD/vídeo, ¿se dispone también de un formato de lectura fácil en inglés sencillo, sin metáforas ni expresiones? El uso de imágenes ayuda a muchas personas del espectro autista que tienen un cerebro más visual. Sé claro y objetivo con la información, y aclara qué normas se aplican cuando se asiste a algún lugar.

La biblia para el niño autista

El ministerio de los niños es a menudo el primer lugar en el que nos encontramos con familias que navegan por la vida con autismo. En la guardería puede encontrar bebés que no pueden ser calmados. En el caso de los niños pequeños, puede notar que algunos se obsesionan con ciertos juguetes, no pueden jugar de manera cooperativa, tienen dificultades para hacer transiciones o no aceptan nuevos bocadillos. Aunque estas sutiles diferencias no siempre apuntan a un diagnóstico de autismo, estos niños pueden necesitar apoyos únicos para crecer y prosperar en la iglesia.

En el ministerio infantil, tenemos una oportunidad única de acompañar y apoyar a las familias mientras descubren las habilidades e intereses únicos de sus hijos. También hay una gran oportunidad de preparar a estos niños para que tengan éxito en las clases de la Escuela Dominical y eventualmente en el culto con sus familias.

  Actividades sobre las emociones para niños de preescolar

Comprensión de la comunicación. El crecimiento en su conocimiento de quién es Dios comienza con la capacidad de entender las palabras que se hablan a uno mismo (lenguaje receptivo) y la capacidad de usar palabras o imágenes para interactuar con otros (lenguaje expresivo). Evalúe si los niños entienden lo que usted dice y también cómo se comunican con usted (palabras, acciones, dibujos). Pida ayuda a los padres en este aspecto crucial.