elegía por un mundo muerto

Mantener a los más pequeños ocupados puede ser un trabajo a tiempo completo, por lo que siempre es útil tener a mano ideas de actividades divertidas que podáis hacer juntos.  La mejor manera de que los niños aprendan, independientemente de sus capacidades, es a través del juego. El juego consiste en descubrir y divertirse. Aquí tienes 10 actividades estimulantes que puedes hacer con tu hijo dentro de casa. ¡Ten paciencia, escucha y disfruta pasando el tiempo y aprendiendo juntos!

4. Lleva a tus hijos a la cocina para que te ayuden a preparar la comida. Dependiendo de lo que estés haciendo y de lo interesado que esté tu hijo, puedes dejar que te ayude o simplemente darle su propio bol de plástico y su cuchara para que imite tus acciones.

5. Aprovecha sus dotes artísticas y deja que coloree o pinte. Hay pinceles y utensilios de dibujo con formas grandes y fáciles de agarrar para que los niños con poca movilidad puedan cogerlos fácilmente. Pintar con los dedos también es una opción divertida.

6. Leed libros juntos en una posición cómoda sentados o de pie (según la capacidad de tu hijo). También puedes sacar álbumes de fotos familiares y señalar las caras conocidas.  Encontrar la mejor posición, que puede hacerse con una almohada o utilizando una bandeja inclinada sobre una mesa, ayudará a tu hijo a sentirse más cómodo y le animará a mantener la cabeza levantada.

actividades sencillas para niños con necesidades especiales

Inscríbase para recibir un resumen mensual de nuestras noticias y artículos sobre el cuidado de niños con necesidades adicionales y para recibir información (y descuentos) para nuestros eventos: El evento de transición y los premios BAPS (Bloody Awesome Parents) SEND Blogging Awards.

Utilizamos MailChimp como plataforma de automatización de marketing. Al hacer clic abajo para enviar este formulario, reconoces que la información que proporcionas será transferida a MailChimp para su procesamiento de acuerdo con su Política de Privacidad y Términos.

Somos conscientes de que para cuando lea esto, probablemente estará lloviendo, pero tanto si planifica una excursión de un día en el interior como en el exterior, requiere una precisión militar. Sobre todo cuando hay que tener en cuenta la accesibilidad.

Todos los cines están obligados a realizar ajustes razonables que le permitan a usted y a su hijo discapacitado ir al cine, pero hay otras cosas que pueden hacer la experiencia un poco más fácil. La tarjeta de la Asociación de Exhibidores de Cine (CEA), disponible para los niños mayores de 8 años, permite a los padres o cuidadores obtener una entrada de cine gratuita para adultos siempre que acompañen a un niño discapacitado al cine. Hay que ser beneficiario de la prestación por discapacidad (DLA) o de la prestación por asistencia (AA), o estar registrado como ciego para poder optar a ella, y tiene un pequeño coste de tramitación de 6 libras, pero sin duda será un ahorro a largo plazo.

actividades divertidas para alumnos de educación especial en casa

La dislexia, la disgrafía, el TDAH y la discalculia son algunos de los problemas de aprendizaje más comunes que dificultan la vida de los niños en la escuela. Tienen dificultades para captar las cosas porque su cerebro funciona de forma diferente. Sin embargo, tener un hijo con problemas de aprendizaje no lo hace menos inteligente que otros niños de su edad. Simplemente significa que tienen ganas de aprender, pero que necesitan un enfoque distinto para hacerlo.

El hecho de no ser capaz de rendir como los demás, a veces puede provocar frustración en los niños. Un niño con problemas de aprendizaje necesita un impulso de confianza que le haga sentir que no es menos. El teatro y las representaciones teatrales son una de esas actividades que pueden ayudar mucho a los niños con dislexia. Al leer los guiones pueden mejorar su fluidez, vocabulario y precisión lectora, sin que les resulte una carga. Es una salida creativa que les permite expresar sus sentimientos de una manera mucho mejor. También es un entorno divertido para enseñarles habilidades interactivas y sociales.

Algunos niños son más hiperactivos e impulsivos que otros. Los métodos habituales de tiza y pizarra no parecen mantener su atención durante mucho tiempo, por lo que se quedan atrás en clase. Mucha gente piensa que este problema es incurable, pero existen soluciones que pueden estimular el sistema sensorial, mejorar el aprendizaje activando la motricidad gruesa y también ayudar a romper el hielo desarrollando la colaboración y el trabajo en equipo entre los niños. Uno de estos ejemplos es Step and Learn (Wizefloor). Se trata de un complemento a la enseñanza en el aula que promueve estilos y necesidades de aprendizaje colectivos y diferenciados a través del juego y la actividad física. Desde un proyector en el techo, se proyectan en el suelo diferentes juegos de aprendizaje. Los niños utilizan las manos y los pies para interactuar con el suelo, lo que les permite resolver los juegos. Los niños pequeños diagnosticados con TDAH encontrarán esta actividad muy divertida, ya que retiene su atención y concentración durante más tiempo que otras cosas.

actividades comunitarias para necesidades especiales

Entre las dificultades escolares, las terapias y los retos de las «citas de juego», puede ser difícil imaginar que su hijo con necesidades especiales participe en actividades extraescolares. Sin embargo, la realidad es que los programas extraescolares adecuados pueden ser oportunidades estupendas para que su hijo muestre sus puntos fuertes, adquiera confianza, haga amigos y descubra nuevos intereses.

A menudo, los padres infravaloran las actividades extraescolares para sus hijos con necesidades especiales. Puede que estén más centrados en los estudios o las terapias de su hijo o que piensen que simplemente no hay tiempo o dinero para preocuparse por las actividades extraescolares. Aunque esta actitud es comprensible, es muy probable que le esté robando a su hijo oportunidades que podrían suponer una gran diferencia positiva en su vida. He aquí el motivo:

Muchos padres tienden a empujar a sus hijos a hacer lo que les gustaba cuando eran niños o lo que hacen los hijos de sus amigos. A menudo, para los niños con un desarrollo típico, esto funciona bien. Sin embargo, en el caso de los niños con necesidades especiales, es importante elegir con cuidado teniendo en cuenta varios factores: