Actividades de pizza para niños en edad preescolar

Ahora recortamos las formas que harán las coberturas. Ahora es cuando nos sentamos a hablar de los ingredientes y de la cantidad de opciones que hay. ¿Qué te gusta en tu pizza? En el vídeo, hablo de cómo algunas personas no comen jamón o pepperoni porque son vegetarianas o porque sus creencias religiosas están en contra de comer ese tipo de animales. Habla también de los gustos.    No hace falta que sea una gran lección, pero hablar de las diferencias es lo que yo llamaría un momento de enseñanza.

Para los alumnos mayores, también puedes hacer una actividad de escritura después de hacer que tus alumnos escriban una receta para su pizza. Los más pequeños pueden dictarla a un profesor o a un padre que la escriba. Esto ayuda a los niños pequeños a aprender que sus palabras habladas pueden ser escritas en un texto. Es obvio para los adultos, pero es un paso importante en la alfabetización temprana.

Pizza de formas imprimible

Aprender las formas es uno de los primeros conceptos que enseñamos a los niños. Esto les prepara para la geometría en los próximos años, pero también es una habilidad importante para aprender a escribir y dibujar. Hemos reunido nuestras actividades favoritas para aprender las formas, tanto en 2D como en 3D. Todas funcionan bien en el aula o en casa.

Trabaja términos geométricos como «lados» y «vértices» cuando clasifiques las formas utilizando estos atributos. Empieza colocando las formas en bolsas de papel y haciendo a los alumnos preguntas como: «La forma de esta bolsa tiene 4 lados. ¿Qué puede ser?»

Plantilla de pizza con formas

Aprender las formas no consiste sólo en enseñar a tu hijo a dibujar un círculo o un cuadrado. Si nos fijamos bien, podemos reconocer cuántas formas se dan de forma natural en el mundo que nos rodea. No sólo en las matemáticas, sino también en la lectura, la ciencia y el arte.

Empieza con una sola forma, como un cuadrado. Deberás dibujar varios cuadrados de tamaños drásticamente diferentes en una sola hoja de papel. Utiliza líneas gruesas y gruesas para que tu hijo pueda ver claramente el perímetro de cada forma.

A continuación, su hijo utilizará PlayDoh de diferentes colores para «rellenar» el contorno de cada cuadrado. Es conveniente que utilice diferentes colores para que pueda resaltar una característica distintiva entre los cuadrados: ¡su tamaño!

Esta vez, tu hijo rellenará los contornos según el tipo de forma que tengan. Así, todos los círculos tendrán el mismo color de PlayDoh, mientras que todos los óvalos tendrán un color diferente. Repetirán este proceso hasta que todas las formas estén llenas.

Una vez cortadas todas las esponjas, dispón unos cuantos colores diferentes de pintura. No es necesario asignar colores específicos a formas concretas, ya que una mezcla de ambos permitirá a tu hijo identificar patrones flexibles una vez que la actividad haya finalizado.

Manualidad de pizza con forma

Aplastar, enrollar, esculpir, moldear… a los niños pequeños les encanta jugar con la plastilina. Añada algunos accesorios de su casa y el juego con la plastilina se convertirá en una poderosa forma de apoyar el aprendizaje de su hijo. Este sencillo elemento de preescolar permite a los niños utilizar su imaginación y fortalecer los pequeños músculos de los dedos, los mismos que un día utilizarán para sujetar un lápiz y escribir. Utilizar la plastilina contigo, con un amigo o con tus hermanos favorece las habilidades sociales de tu hijo, como compartir, turnarse y disfrutar con otras personas. La plastilina también fomenta el lenguaje y la alfabetización, las ciencias y las matemáticas de los niños, ¡todo al mismo tiempo!

Jugar con plastilina en casa o en la escuela favorece el desarrollo y el aprendizaje en muchas áreas. Cuando los niños utilizan la plastilina, exploran ideas y prueban diferentes enfoques hasta encontrar uno que funcione. Comparan y contrastan objetos («La mía es una tortita gorda y la tuya es flaca»), acciones («No, no la cortes, ráspala, así») y experiencias («No estamos haciendo una serpiente, estamos haciendo una carretera»). En sus experimentos, los niños aportan sus propias ideas, satisfacen su curiosidad y analizan y resuelven problemas. Todas estas son habilidades que ayudan a los niños a aprender y a tener éxito en la escuela.