Actividades cognitivas para niños de 2-3 años

Durante el desarrollo cognitivo de los niños pequeños, están aprendiendo a procesar y organizar mejor la información, para formar una base de comprensión del mundo que les rodea. Sin embargo, entre los dos y los tres años, la adquisición del lenguaje y el pensamiento lógico suelen ir por detrás de la curiosidad y el afán de autoexpresión del niño. Esto puede provocar mucha frustración tanto en los padres como en el niño, por eso las rabietas a esta edad son tan frecuentes.

Las mejores actividades de desarrollo cognitivo para niños pequeños integran el aprendizaje con el juego, lo que fomenta un mayor compromiso y mejores resultados. Usted controla el progreso mientras su hijo se divierte, lo que hace que estos ejercicios mentales sean productivos y agradables para ambas partes.

Esconda un objeto bajo una toalla o manta y pídale al niño que lo señale, o arrastre un objeto entre sus manos. Esto ayuda a desarrollar la memoria visual y a corto plazo, la capacidad de formar imágenes mentales cuando un objeto no se puede ver directamente.

La repetición favorece la formación de recuerdos a largo plazo, los patrones y secuencias que se encuentran en las rimas y canciones sencillas son más fáciles de seguir para sus mentes jóvenes. A medida que el niño se vaya familiarizando con la rima infantil, el cuento o la canción, haz una pausa antes de la siguiente sección o tapa la siguiente palabra y pídele que complete los espacios en blanco. Las canciones con acciones o coreografías asociadas pueden ayudar a tu hijo a aprender a reaccionar a las señales.

Actividades de desarrollo cognitivo para niños de 3-4 años

Nuestros cerebros y nuestros músculos tienen algo en común: ambos necesitan un entrenamiento regular para fortalecerse. Las habilidades cognitivas son una forma elegante de describir las capacidades del cerebro, como la lectura, el pensamiento crítico, la resolución de problemas, el razonamiento, la memoria y la atención. Así que, al ejercitar estas habilidades, las ayudamos a mejorar. ¿Pero qué pasa con los niños pequeños? ¿Cómo podemos ayudar a sus cerebros a desarrollar todo su potencial?

Los niños pequeños y los preescolares descubren tantas cosas nuevas cada día que flexionar y hacer crecer sus músculos del pensamiento es algo natural. Pero hay formas en que los padres y cuidadores pueden ayudar a que esas capacidades cognitivas florezcan realmente.

Lo que puede sorprender a algunos es que la mayoría de estas actividades de refuerzo cognitivo se parecen mucho al juego. La imaginación, los juegos y el juego libre son vías de aprendizaje. Así que, con esto en mente, hemos reunido algunas formas de atraer y entretener a tu hijo pequeño… al mismo tiempo que le ayudan a desarrollar sus habilidades cognitivas.

Clasificar ayuda a los niños a aprender a utilizar su cerebro para organizar la información. Una forma sencilla de hacerlo es empezar a enseñar a tu hijo a clasificar algo sencillo, como los colores. Si no tiene tiempo para crear su propio juego de clasificación de colores, puede desafiar a su hijo a algo sencillo, como emparejar calcetines mientras hace la colada o clasificar sus juguetes del mismo color en montones.

Actividades de desarrollo cognitivo para niños de 6 a 12 años

Lo que necesito Necesito leche, un entorno sin humo, un lugar cálido para dormir, abrazos y besos, y escuchar tu voz cariñosa. No es demasiado pronto para cantarme o leerme. Cuanto más me hables y me presentes cosas diferentes, más aprenderé.

Cómo soy: ¡Soy muy ocupado! ¡Me gusta explorar todo! Gateo, me siento, tiro de los muebles, agarro objetos y entiendo órdenes sencillas. Me gusta estar con otros bebés y reacciono a sus alegrías y tristezas.

Lo que necesito Que me dejes tocar las cosas. Déjame probar cosas nuevas con tu ayuda, si la necesito. Necesito límites firmes y consistencia. Por favor, elógiame. Cuanto más hables conmigo, antes te diré cómo me siento y qué necesito. Necesito que me observes y que entiendas por qué estoy molesto o enfadado. Necesito tu comprensión y paciencia. Quiero una rutina. Necesito que no te importe el desorden que a veces hago. Necesito que me digas que lo sientes si te has equivocado. Y que me leas una y otra vez.

Si lo quiero, es mío. Si te lo doy y luego cambio de opinión, es mío. Si te lo quito, es mío. Si es mío, nunca será de nadie más, pase lo que pase. Si construimos algo juntos, todas las piezas son mías. Si se parece a lo mío, es mío.

Actividades cognitivas para preescolares

Durante el desarrollo cognitivo de los niños pequeños, están aprendiendo a procesar y organizar mejor la información, para formar una base de comprensión del mundo que les rodea. Sin embargo, entre los dos y los tres años, la adquisición del lenguaje y el pensamiento lógico suelen ir por detrás de la curiosidad y el deseo de expresarse del niño. Esto puede provocar mucha frustración tanto para los padres como para el niño, por eso las rabietas a esta edad son tan frecuentes.

Las mejores actividades de desarrollo cognitivo para niños pequeños integran el aprendizaje con el juego, lo que fomenta un mayor compromiso y mejores resultados. Usted controla el progreso mientras su hijo se divierte, lo que hace que estos ejercicios mentales sean productivos y agradables para ambas partes.

Esconda un objeto bajo una toalla o manta y pídale al niño que lo señale, o arrastre un objeto entre sus manos. Esto ayuda a desarrollar la memoria visual y a corto plazo, la capacidad de formar imágenes mentales cuando un objeto no se puede ver directamente.

La repetición favorece la formación de recuerdos a largo plazo, los patrones y secuencias que se encuentran en las rimas y canciones sencillas son más fáciles de seguir para sus mentes jóvenes. A medida que el niño se vaya familiarizando con la rima infantil, el cuento o la canción, haz una pausa antes de la siguiente sección o tapa la siguiente palabra y pídele que complete los espacios en blanco. Las canciones con acciones o coreografías asociadas pueden ayudar a tu hijo a aprender a reaccionar a las señales.